Huertos de Chirivel

Frutas y verduras ecológicas de las vegas de Fines y Chirivel (Almería) directas del campesino al consumidor

La Vega de Chirivel (o El Chiri, como abreviamos los lugareños) se extiende a ambas orillas de la Rambla de mismo nombre, que más abajo pasa a llamarse Guadalentín (el Río de Lorca) y luego Sangonera, para unirse al Segura cerca de la ciudad de Murcia.

 

Los bancales de que disponemos son en su mayor parte cedidos altruistamente (por no verlos abandonados) o pagados en papas.

 

Por su especial suelo y clima (a mil metros sobre el nivel del mar), El Chiri es un sitio especial para ciertos cultivos, como las patatas, cebollas, ajos, puerros, coles y demás familia en épocas tardías, e incluso tomates durante unos pocos meses de verano y lechugas que aguantan más al espigado que en otros lugares.

 

 

El acuífero de Chirivel se conserva bastante bien de abundancia y calidad de agua, hay aún muchos manantiales. Sin embargo, muchos pagos se encuentran abandonados: de las 8 cimbras (caños) principales que nacían, sólo queda en uso y limpieza normal uno de ellos.

 

Promovemos la recuperación de los sistemas hidráulicos antiguos, y hemos logrado juntar ya algunos propietarios para limpiar balsas y ciecas (acequias) que estaban muchos años perdidas.

Huertos de Chirivel

 

Nuestros bancales están en los pagos de La Hoya, Los Huertos, La Iglesia, La Casa Abajo y El Marqués - La Viña Vieja. Algunos se riegan con pozos poco profundos, otras de aguas que caen por su peso: el caño de Los Huertos y las minas de Las Aneas y de Las Merchoras (antigua fuente antes famosa para acudir a llenar agua para beber).

 

De Chirivel hemos conseguido acelgas locales, guijas (leguminosas familia de la almorta o del altramuz), chícharos (guisantes pequeños)... Y, gracias a una hortelana muy buena de Vélez Rubio, tenemos pimientos de pellejo, melones de olor, pepinos cortos del pais, tomates gordos rojos y rosados, coliflores de la zona, etcétera.

<<Yo sueño con Chirivel

Y en el corazón te llevo:

Por mu lejos que tú estés,

De otra fuente yo no bebo,

Aunque me muera de sé.>>